Entendiendo la Ingeniería Clínica: Una Conversación con el Ing. Jesús Quintero (México)

Entendiendo la Ingeniería Clínica: Una Conversación con el Ing. Jesús Quintero (México)

El pasado 16 de octubre, tuvimos la oportunidad de conversar con el Ing. Jesús Quintero, Ingeniero Biomédico por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Ingeniería Clínica por la Universidad de Connecticut, quién nos comparte un poco acerca de su experiencia e ideología acerca de la gestión del equipo médico en instituciones de salud. En este #TINCBlog, les compartimos un extracto de nuestra entrevista con el Ingeniero, a quién agradecemos por su tiempo y reconocemos como un profesional destacado en nuestra profesión.

¿Por qué Ingeniería Clínica?

Teniendo tantas áreas de aplicación, ¿Por qué escoger la #IngenieríaClínica como campo laboral?

La gestión del equipo médico es vital y muy necesaria en cualquier institución de salud, especialmente si lo vemos desde la perspectiva de la seguridad hacia el paciente. Aunque tuve la oportunidad de enfocarme en otras áreas de la profesión, como en la realización de mi internado profesional en Canadá, donde me involucré en el área de rehabilitación, posteriormente pude darme cuenta de la importancia de la ingeniería clínica al laborar en un hospital en la Ciudad de México, donde también me percaté de que existen dos caras de la moneda cuando hablamos de ingeniería biomédica aplicada a un hospital; la seguridad y rentabilidad. La suite directiva generalmente tiende a enfocarse más en lo segundo, no obstante el IB debe esforzarse por demostrar el balance adecuado entre ambos conceptos.

La realidad es que la mayoría de los departamentos de ingeniería biomédica tienen mucho más que ofrecer dentro de un hospital que solo los servicios de mantenimiento del equipo médico, por lo que considero que en nuestro país es una prioridad el poder empoderar al departamento de ingeniería biomédica para que pueda coadyuvar en materia de evaluación de tecnologías, planeación de recursos, seguridad hospitalaria, diseño de servicios hospitalarios e incluso modificación de tecnologías de acuerdo a las necesidades particulares que observa en los hospitales.

Sin duda alguna, esa fue la base de mi decisión para estudiar una maestría en Ingeniería Clínica, en donde tuve la gran oportunidad de aprender y aplicar conocimientos en el Hospital General de Massachusetts, valorando la aplicación de algunos de ellos en la realidad de nuestros hospitales en México. Al haber laborado en uno de los lugares considerados avanzados en el campo de la ingeniería clínica, me es adecuado el poder adoptar la filosofía y pasión de la ingeniería clínica, para poner mi grano de arena y apoyar en lo posible a mi país a ofrecer mejores servicios de salud.

En tus propias palabras, ¿Qué es la Ingeniería Clínica?

Sin duda alguna, una de las actividades más retadoras para nosotros es explicar de manera sencilla y directa, qué es lo que hacemos y por qué es importante. En este segmento, le preguntamos a nuestro invitado, ¿Cómo explicarías a un paciente, qué es lo que hacemos y por qué es importante para él (es decir a alguien que no se relacione con el medio)?

Interesante la pregunta. Si tuviese a un paciente enfrente, creo que la definición empezaría por tratar de describir que problemas atendemos para hacer la concientización y entendimiento de la profesión un poco más sencilla, por ejemplo cuestionaría ¿alguna vez te has preguntado si el equipo médico que tienes conectado en realidad funciona correctamente? o ¿en alguna ocasión le has preguntado a tu médico si el equipo que utiliza cuenta con el mantenimiento adecuado? Entonces, la ingeniería clínica es un conjunto de experiencias y conocimientos fundamentados que llevamos a la práctica para lograr un costo y beneficios adecuados en torno al equipo médico, lo que influye positivamente para la seguridad de pacientes, de la operación, y del personal en las instituciones hospitalarias. Gracias a la labor de los ingenieros clínicos, se contribuye en gran parte a que los médicos y enfermeras pueden hacer bien su trabajo, diagnosticando y/o tratando a un paciente con plena confianza que el equipo médico que utilizan opera adecuadamente.

El tema cambia cuando nos referimos a un profesional de la salud, pues es posible que tengan una percepción menos global de lo que hacemos. Por ello la siguiente cuestión fue, si tuvieses que explicarle a un médico que es la Ingeniería Clínica, cómo se aplica y por qué es importante, qué le(s) dirías?

Es común que los profesionales de la salud nos perciban como profesionales que de manera casi exclusiva, se dedican esencialmente al mantenimiento del equipo médico. Sin embargo, existe mucho más que debemos agregar a ello. Cuando una clínica u hospital opera, el equipo médico es indispensable para tener un flujo continuo en la atención al paciente, no obstante para que esto sea posible, es preciso que dichos equipos o dispositivos pasen por ciertas etapas. Por ejemplo, inicialmente el Ingeniero Clínico provee de los conocimientos y experiencias para evaluar las características indispensables con las que debe contar un equipo médico, para que sea adecuado en atender las necesidades actuales (y a mediano plazo) de la institución donde se va a utilizar. Si el Ingeniero Clínico no esta involucrado en el proceso de análisis previo a la adquisición de un equipo médico, la decisión dependerá solo de la percepción que el comprador tenga en materia de lo que los proveedores ofrecen, con lo que posiblemente se dejarán fuera factores de importancia que podrán afectarlos en el futuro, tales como la idoneidad de la tecnología adquirida, costos de instalación y postventa, o con mayor importancia, las funciones o características del equipo para garantizar la efectividad en el tratamiento/diagnóstico y los requerimientos para su mantenimiento, entre otros.

En una definición global, nosotros proveemos de un análisis minucioso no sólo en materia de mantenimiento y sus requerimientos, sino también en aspectos regulatorios, factores costo-benéficos en materia de adquisición, concordancia entre el servicio requerido y las funciones del equipo en cuestión, aspectos de factores humanos como la adaptabilidad del profesional de la salud, por mencionar algunos. La comprensión de ésta definición u otra similar en una primera aproximación a un profesional de la salud, dependerá de la “robustez” del departamento de ingeniería biomédica con el cual se trabaje, es decir entre menos involucrado se encuentre el departamento de ingeniería biomédica en el ciclo de gestión del equipo médico completo (adquisición, evaluación, involucramiento en infraestructura hospitalaria, participación en comités, realización de políticas, enseñanza y capacitación, entre otras) , más retador será el convencer de los beneficios de nuestra disciplina a médicos y enfermeras. Definitivamente, cambiar esta percepción es y ha sido difícil más no imposible, y la prueba es que hay departamentos que lo han logrado y ahora se encuentran bien conformados con un grado de involucramiento que aporta beneficios a las instituciones.

A finales de los años 60, Ralph Nader define muy bien la necesidad de contar con profesionales de ingeniería enfocados en la seguridad del uso del equipo médico en los hospitales, con lo que siembra la necesidad de contar con departamentos de ingeniería biomédica robustos, pues tal y como lo comenta en su artículo (por cierto en una revista relativamente casera), muchos pacientes habían sido afectados por la falta de la atención especializada en verificar el estado, mantenimiento y uso del equipo médico (particularmente en cuanto a seguridad eléctrica del equipo)”. Ralph Nader’s Most Shocking Exposure: https://bit.ly/2Phicqs

Hemos definido los retos. Ahora, ¿Qué factores consideras que debemos de tomar en cuenta para que nuestra profesión pueda tener el impacto deseado en el sector salud?

La comunicación efectiva y la difusión enfocada de nuestras labores sin tecnicismos complicados. Considero que al pasar el tiempo, en esta profesión nos hemos dedicado a hablar mucho entre nosotros (los profesionales de Ingeniería Clínica), sin embargo nos hemos quedado cortos en lo que comunicamos a los principales actores del sector. Si no estamos transmitiendo el valor real de nuestro trabajo es porque no lo hemos hecho a través de los canales adecuados, o quizás de la manera adecuada y/o a las personas indicadas. Muy pocas instituciones de salud cuentan con un departamento de ingeniería biomédica con un organigrama y que además incluya a más de una persona. El punto es, si hemos transmitido adecuadamente que esto puede repercutir severamente no solo en las actividades relacionadas al mantenimiento, sino también en los aspectos de la seguridad y rentabilidad del negocio detrás de una clínica u hospital.

Si la comunicación no es efectiva y nos mantenemos herméticos a hacer fluir la información, estamos destinados a mantenernos en el anonimato dentro de una institución de salud, dando lugar a una percepción muy alejada del valor agregado que podemos proveer hacia el mejoramiento de los servicios de salud. La comunicación debe iniciar proactivamente pero con fundamentos, desde las trincheras de los departamentos de Ingeniería biomédica en los hospitales, hasta la creación de asociaciones, foros y demás, para transmitir la información adecuada no sólo enfocada a ingenieros biomédicos sino a un mayor espectro de profesionales en el campo de la salud. Lo anterior, es lo que ha creado un impacto mayor en países como Estados Unidos y Canadá, en donde la profesión ha generado una buena comunicación de la importancia de la profesión a través inclusive de publicaciones, revistas científicas e instituciones relacionadas (como AAMI o ECRI). Esto ha sido posible a partir de la unión de profesionales y de la comunicación efectiva.

No es suficiente decir que “necesitamos “x” o “y” como departamento de ingeniería biomédica, aún hace falta dar un paso firme para lograr darle un "empujón" al área de ingeniería clínica, que es enfocarnos en la manera adecuada en que transmitimos dichas necesidades.

Es claro también que para hacer énfasis en lo que comuniquemos, como el exponer los costos de oportunidad y las desventajas competitivas de las instituciones de salud al subestimar un departamento de ingeniería clínica; antes debemos generar la información que nos ayude a defender las necesidades reales.”

Agradecemos las palabras y el tiempo del Ing. Jesús Quintero. Sin duda alguna, es de suma importancia generar una sinergia a través de los canales y agrupaciones establecidas para poder lograr una mejora notable en el posicionamiento de nuestra profesión. Puedes conectarte con el Ing. Jesús Quintero a través de LinkedIn: https://bit.ly/2NSG5A9

Empodera tu Departamento de Ingeniería Clínica, Solicita tu Demo Gratuita hoy: https://cmmstinc.com/contacto.html

 


Imprimir   Correo electrónico